Una sociedad rota

436677_grande_k3mC6j7BPor Alfonso Pana Asís

Se trata de una sociedad donde reina la impunidad de la violencia porque los jueces en la mayoría de los casos no los resuelven porque los gobernantes han resultado incapaces de reformar la justicia en forma satisfactoria dejando al pueblo arrumando casos no resueltos, en la amargura, acumulando un volcán de razones para que ese estado de cosas estalle algún día por hambre y sed de justicia, que atiza la caldera colgándole la gran responsabilidad del gobierno a aun pelele torpe e insensible que nunca dará con la manera de salvar a Colombia de un estallido inminente, pues cada vez se cuartea más con grandes problemas que no encuentran solución al estilo de Abadía Méndez que los enganchaba en una puya en su escritorio a ver si se resolvían solos. O al estilo de un godo precedente (Marroquín) que puliendo un verso perdió a Panamá, con la estúpida intransigencia diplomática de Miguel Antonio Caro.

Pero lo peor de todo es que Colombia parece haberse vuelto masoquista con la confusión mental que le han suscitado los perros de la guerra vendiéndole a esta como de la máxima conveniencia, cuando si lo es indudablemente para ellos. Colombia está rota y pasmada y perpleja ante toda denegación de justicia por asfixiamiento del principio de legalidad. Reinan las vías de hecho pues se piden denuncias publicitariamente y a los 5 años la Fiscalía corresponde con archivos del asunto.

Escriba un comentario.

Su correo electrónico no será publicado.