El oleaje de la corrupción cada vez abarca y permea más a Colombia

sodoma-y-gomorra-en-nuestros-tiempos-1-638Por Juan Barros Moscote

Un pueblo se vuelve corrupto por dejadez inmoral y porque en el fondo admira el estilo de vida de los exitosos en las corruptelas lo que se mide por que estos consiguen la corona de la impunidad o el efecto teflón logrado por Julio César Arana quien asesinó a 10.000 huitotos y murió a los 88 años sin pagar un día de cárcel por su genocidio.

Había disposición para castigar hasta a los que instigaban para cometer delitos pero hoy se les aplaude no tocándoles la libertad como premio por su habilidad para convertirse en muy poderosos y para desfilar impunemente por las líneas blancas del Código Penal como el don de dones de la mafia, porque ahora no es Cristo la Súper Estrella sino el mafioso Donal Trump.

Mas para que esto sea posible los corruptos doblegan  a las instituciones dándole validez al fallo popular: La justicia es para los de ruana, porque la Corte Suprema pone el mal ejemplo de la justicia tardía cuando debe definirle la situación jurídica a un poderoso pero vuela para condenar a W. González y a la Merlano, guardándose de tocar al clan de los Chars y los Gerlein y como corolario el Congreso elegirá Presidente a uno de los  principales coautores de los delitos de la Casa Blanca por los que condenaron a la Merlano y ahora con lo de la pandemia se han desenmascarado los farsantes con escándalos como el de la Gobernadora del Atlántico.

New York vivió espantosa ola de crimen organizado protagonizada por cinco familias mafiosas que la asolaban y gracias a las orientaciones de un catedrático universitario y a la disposición y valor de agentes del FBI que grababan las órdenes de los jefes mafiosos a sus soldados paulatinamente la barrieron. Lo mismo en Singapur, Japón y otros lugares donde la mafia no predomina sobre el gobierno y está sometida en mayor grado. Pero en Colombia hace tiempo Jorge Eliecer Gaitán proclamó la Restauración Moral y más bien la corrupción ya parece está en los niveles de Sodoma y Gomorra bajo el poder disolvente que instrumentaliza perversamente al gobierno.

Noticia reciente

Escriba un comentario.

Su correo electrónico no será publicado.